Cualidades de la luz II. Intensidad

junio 3, 2014 en ARTICULOS por Antonio Martínez

“…En la oscuridad sólo existe aquello que recibe luz…”
José Benito Ruiz. Fotógrafo en la naturaleza.

La intensidad es la cantidad de luz que incide sobre un objeto, y es cuando se dice si está más o menos iluminado o más o menos oscuro, en el caso de iluminación continua se puede medir con el fotómetro de la cámara (aunque en nocturnas nos valdrá de poco este), la intensidad de luz en el ambiente es lo que nos condicionará las combinaciones de Diafragma-Velocidad-ISO, que podremos usar para la exposición deseada, con el flash o la linterna podemos modificar la intensidad de la luz de lo que queramos o podamos y por lo tanto modificar la gama tonal de nuestra foto, según el efecto que busquemos, sujeto o fondo más claro o más oscuro y por lo tanto más o menos contraste y desequilibrio o equilibrio tonal y armonía.

Almendro nocturno

_MG_8015

Dos imágenes con más y menos contraste entre la intensidad de luz sumada en la iluminación en sujeto y la intensidad sumada en la exposición del cielo, en el primer caso, sujeto más claro que fondo, en el segundo al revés, pero con algo más de equilibrio tonal, a mi no me gusta descartar ninguna posibilidad, aunque normalmente buscaré un equilibrio tonal más que un contraste fuerte, pero esto creo que va muchas veces en función de lo que se quiera transmitir.


En algunos casos de mucho contraste entre una parte de la escena y otra, se pueden usar filtros degradados y cambiar la intensidad de la luz que llega al sensor solo en una zona del encuadre en particular, esto puede utilizarse para quitar intensidad de luz en el cielo cuando haya mucho contraste, igualar la intensidad de luz de un reflejo o también por ejemplo para bajar la intensidad de luz en una foto urbana con la parte de abajo mucho más clara, también pueden utilizarse métodos más caseros como los tapados, lo suyo es una cartulina negra, pero creo que se puede hacer con cualquier cosa que tengas a mano, o incluso la mano, esto requiere de práctica, yo aun no he conseguido nada mostrable en las cuatro pruebas hechas con este método, en mi caso intentando rebajar la luna cuando sale en el encuadre.

Almendro nocturno

En esta foto por ejemplo, con un filtro degradado podría haber aclarado más el cielo poniendo un filtro abajo y aumentando la exposición, aunque así a mi me gustó ya con el cielo oscuro que crea ese contraste tonal.


La ley de reciprocidad nos valdrá para saber con qué combinaciones diafragma-velocidad-ISO contamos para la exposición deseada en el cielo (o en la escena al completo en el caso de no tener pensado iluminar nada) es decir, la intensidad de luz que queremos que se sume en el sensor con la luz ambiente, y todo esto de forma rápida haciendo pruebas con ISO alto, aunque la foto que queremos hacer sea de 15 minutos por ejemplo, imagínate tener que estar 15 minutos o media hora si ponemos la reducción de ruido, y que entonces descubrir que no está bien la exposición, sería una pérdida de tiempo bastante inútil, por lo que en fotografía nocturna es esencial tener claro el concepto de la ley de reciprocidad, con el que después de hacer las pruebas a ISO alto y dar con la exposición deseada, podemos hacer el cálculo para la misma exposición en 15 minutos de forma rápida.

Con esta ley se puede también calcular la iluminación que necesitamos en la escena una vez que ya tenemos una foto o prueba con la intensidad de luz aportada deseada, en el caso de querer hacer otra variando los parámetros. Cuando hemos hecho una foto con estrellas puntuales y queremos hacer otra con trazas, poniendo un ejemplo. Cuando hablamos de linternas, ya sabemos el tiempo que hemos iluminado o cuantas pasadas hemos dado y a que velocidad, desde que distancia, con que potencia…, por lo que si queremos hacer otra con la misma intensidad de luz, solo tendremos que calcular el tiempo necesario que tenemos que iluminar o las pasadas necesarias en la otra con distintos parámetros. En el caso del flash, pues ya sabemos los disparos de flash que hemos realizado, a que potencia y desde que distancia, por lo también es fácil calcular la luz necesaria para la otra con distintos parámetros y misma intensidad en la iluminación, con el flash es muy sencillo y más exacto que con la linterna, al ser las potencias de los estos a dobles y mitades, también se puede variar la cantidad de disparos de flash a realizar. Poniendo un ejemplo práctico, si en una foto hemos dado 4 disparos de flash a 1/64 y después queremos hacer otra bajando el ISO a la mitad, para conseguir la misma intensidad en la iluminación, solo tendremos que realizar el doble de disparos (8) a la misma potencia (1/64), los mismos (4) al doble de potencia (1/32), o la mitad de disparos (2) con la potencia multiplicada cuatro veces (1/16), así de sencillo.

Otra cosa importante que se debería de conocer es la ley del cuadrado a la inversa, la que nos dice que la luz que incide en un sujeto pierde cuatro veces su potencia e ilumina cuatro veces más de superficie cuando se duplica la distancia desde la que iluminamos.

La intensidad de la luna es un factor muy importante a tener en cuenta, y que hay que saber elegir bien según lo que queramos hacer, para ver bien lo que puedes hacer en cada una de las distintas fases lunares viene bien la experiencia y para esto solo queda hacer pruebas y pruebas hasta pillarle el punto y aprender realmente a saber elegir la luna óptima según nuestra idea para la foto, ya sea en el tema de iluminación, sea en el tema de sacar más o menos estrellas, sea según el color que queramos en el cielo, en lo que queramos que nos afecte o no cierta contaminación lumínica presente en la escena…, a continuación os dejo dos ejemplos de fotos con los dos extremos.

_MG_2643-2

Luna llena sin aporte de iluminación casi.


_MG_4132

Sin luna con iluminación artificial.


Hablando de la intensidad de la luz, también me parece apropiado hablar algo de la claridad relativa, no es lo mismo observar una foto por el día que por la noche, por la noche en la pantalla de la cámara nos puede parecer que está bien de exposición y luego al verla al día siguiente con más luz en el ambiente ver que se ha quedado oscura, el histograma es una gran herramienta en este caso, al igual que no es lo mismo observar una fotografía sobre fondo oscuro, que sobre fondo claro, una misma fotografía parecerá más clara sobre fondo oscuro y más oscura sobre fondo claro.

DSC03364 copia

En esta fotografía nocturna urbana, hecha con una compacta en algunas de las pruebas que hice con esta, se ha perdido el detalle del castillo, muralla e iglesia por que la intensidad de la luz que los iluminaba era mucho mayor que la del cielo, y en esta foto lo que quise sacar es el color y no dejar el cielo oscuro.


_MG_4140

En esta sin embargo al estar las luces del castillo apagadas y tapé las luces del pueblo con las matas pude igualar un poco más la luz y sacar el castillo sin sobreexponer.


Peña Rubia-Grajas 13 copia

Esta panorámica en Las Grajas la pude realizar un rato después de que se escondiera el sol y se igualara la intensidad de luz del cielo con la del paisaje. Unos minutos antes me hubiera hecho falta algún filtro degradado para poder igualar un poco la gama tonal, ya que el cielo salía bastante quemado con una exposición adecuada para la tierra, al estar esta en sombra por las nubes que había.

Hasta aquí estos pequeños apuntes sobre la intensidad de la luz, en el próximo artículo os hablaré de la dirección de la luz, podéis dejar vuestra opinión, preguntarme cualquier cosa o corregirme en el caso de haber metido la pata en algún detalle.

Bibliografía:

-Bernal Rosso, Francisco, 2004, Apuntes de fotografía, Cuaderno nº3. De la luz.

-Ruiz, J. Benito – PDF y video de la sesión 5 de Un Año de Fotografía. “Entender la luz. Cualidades de la luz”. 2011.  Proyecto CAMON

[subscribe2]